INSTRUMENTOS MUSICALES 

  1. Martínez Torner, en su “Cancionero de la música tradicional asturiana” nos dice: “La música, a diferencia de las artes plásticas, no es una reproducción ni transformación de representacionestomadas de la realidad: no tiene base análoga a la de las demás artes, por lo que puede decirse que es el arte más distante de la naturaleza. Sin embargo, ninguna como ella tiene tan hondas raíces en el espíritu humano porque el canto es en el hombre una manifestación tan primitiva y espontánea como el llanto y la risa”.

Por otra parte, Álvarez Buylla, concluye su obra “La canción asturiana” con estas palabras: “Nuestra música folclórica actual, en la forma literal en que hoy la conocemos, puede ser datada y poseer una antigüedad limitada, pero dentro de ella perviven los acentos íntimos y profundos de una larga genealogía marcados indeleblemente, que pueden ser reconocidos, clasificados y, lo que es más notable, sentidos y compartidos con el mismo perfume del que nacieron”

En estas dos citas se contienen las ideas básicas en que nos apoyamos a la hora de interpretar y estudiar las canciones, sones e instrumentos de nuestro folclore:  La música, unida a la danza formando una experiencia unitaria, refleja como ningún otro arte los sentimientos más profundos enraizados en el espíritu humano,  Además, en las actuales  versiones de nuestras músicas tradicionales perviven elementos ancestrales que podemos, todavía hoy, sentir y compartir.

A continuación se describen los instrumentos que utilizamos para realizar nuestras interpretaciones:

GAITA

La gaita ya era utilizada por los antiguos romanos y es posible que sean éstos los que la hayan introducido en nuestro país.

Los primeros datos sobre gaitas de fuelle en Asturias son del s. XIII (relieve de una posible gaita en uno de los capiteles exteriores de la iglesia de Santa María de la Oliva en Villaviciosa) Y decimos “posible” porque un gran estudioso del folclore asturiano como Luis Argüelles pone en duda, por diversos motivos, que el instrumento sea una gaita. En el S.XIV la encontramos representada en el libro de la Regla Colorada (conejo tocando la gaita) y en el s. XV diversos animales también tocando la gaita están tallados en la sillería gótica del coro de la Catedral de Oviedo

Estos hechos no demuestran necesariamente el uso de la gaita en Asturias en estas épocas ya que cabe la duda de si canteros o tallistas habitualmente forasteros, reproducían motivos locales o de sus países de origen.

 La gaita asturiana se encuadra dentro del grupo de instrumentos de viento o aerófonos y la característica principal es su depósito de aire denominado fuelle. Las diferentes piezas que la integran son las siguientes:

  •  Fuelle realizado a partir de la piel curtida de  un cabrito. La función principal del fuelle es transmitir un sonido continuo a la gaita a la vez que permite respirar al músico.
  • Asientos son las piezas que permiten la unión del fuelle al punteru, al soplete y al roncón.
  • Soplete es la parte de la gaita que nos permite la entrada del aire en el fuelle e impide la salida del mismo al exterior gracias a una lengüeta de cuero. En el extremo superior el soplete lleva una boquilla que puede estar realizada a partir de variados materiales (acero, cuerno, marfil,…)
  • Roncón es el encargado de producir una nota grave que se denomina bordón  y que suena siempre que la gaita se está tocando, está compuesto por prima, tercia y copa y se ensamblan unas con otras gracias a las espigas.
  • Punteru es el encargado de producir la melodía gracias a la destreza del músico que tapa y destapa sus agujeros. Su interior es cónico.
  • Payones y payueles son los elementos productores del sonido en la gaita. El payón pajón es una lengüeta simple de caña que se inserta en el  roncón y es el causante de la nota grave o bordón producida por el mismo. La payuela o pajuela es una lengüeta doble de caña que se coloca en el extremo superior del punteru. La vibración de la payuela se consigue al salir el aire a través de ella y produce el sonido necesario para que el gaiteru pueda digitar en el punteru.
  •  Vestido es simplemente un adorno que se coloca en el exterior del fuelle y que puede ser de diversas telas, colores, etc. Además sirve para dar forma al fuelle en caso de que este sea demasiado grande. En el roncón se colocan una serie de flecos a gusto del gaiteru con los que se consigue dar una mayor alegría y vistosidad a la gaita.

Las piezas de la gaita están realizadas con madera de diversos tipos.  Generalmente se busca una madera que pese poco, tenga buena sonoridad, sea resistente y posea un aspecto atractivo. Normalmente la madera mas utilizada es el boj pero también se usa con mucha frecuencia el ébano y el granadillo.

Encontramos en Asturias tres tipos de gaita según sea su sonido más grave o más agudo:

  • GAITA TUMBAL                Sonido más grave
  • GAITA REDONDA              Sonido intermedio
  • GAITA GRILLERA              Sonido más agudo

La longitud del punteru será la que varíe el tono de la gaita. Cuanto más grande sea el punteru más grave estará afinada la gaita y cuanto más pequeño sea el punteru en un tono más agudo estará afinada la gaita.

Para tocar la gaita se llena el fuelle de aire y se coloca el mismo debajo del brazo izquierdo.  Al apretar el fuelle el aire sale por el punteru y por el roncón. El resto lo aportará el gaiteru y su maestría.

Es la gaita un instrumento popular que ha sido usado principalmente para animar las fiestas. En Asturias además de en este marco festivo, la gaita se toca en misas y procesiones; también su uso es frecuente para acompañar a los cantantes de tonada o canción asturiana. Modernamente, a principios del S.XX, la gaita entra a formar parte de los grupos folclóricos que nacen con el objeto de no perder ni olvidar los antiguos cantos y bailes asturianos.

En la actualidad ha experimentado un gran auge el uso de este instrumento en bandas de gaitas y en la música folk, rock, pop y sinfónica. Para ello ha sido necesaria la modificación de la gaita tradicional para transformarla en un instrumento con escala temperada capaz de armonizar con cualquier otro.  Gracias a esta evolución la gaita asturiana moderna puede combinarse con todo tipo de instrumentos, por lo que el campo que abarca hoy en día es muy amplio.

Esto no excluye que actualmente se sigan construyendo gaitas asturianas en el más puro estilo tradicional, siendo a nuestro parecer ambas vertientes un complemento perfecto para que la gaita siga acompañándonos durante siglos.

Gaita y tambor, una pareja imprescindible en cualquier fiesta.

TAMBOR

Es un instrumento de percusión de una gran antigüedad. Hay noticias de este instrumento que datan del 4º milenio a. de C. Está formado por  una caja cilíndrica de madera con dos tapas de piel y tensores de cuerda.

Sus características son las siguientes:

. Caja de madera de okume de 6 mm de grosor de 32 cm de diámetro y 22 de altura

.Dos aros de madera de fresno de 4 cm de ancho y 1 cm de grueso

.Dos aros de madera de fresno donde se coloca el parche de grosor de 1cm x 1 cm

.Tensores de cuero cosidos con hilo de cera

. Cuerda de Cáñamo 10 mts

.Llave y puente de aluminio o latón

.Piel, pergamino o parche de cabritu

.Retralles o guitarres de tripa

.Palos o vaquetes de fresno, encina o boj

La madera de los aros se cuece previamente para poder darle forma en los moldes de hierro con prensillas, y la tripa de les retralles se lava, se retuerce, y por último se deja secar para darle cera de abeja y lustrarla. La caja por ser de madera de okume no hace falta cocerla y se mete directamente al molde para darle forma y posteriormente se lija.  El interior lleva en el borde unos aros de avellano para que no muerda la piel. Los palos se tornean en un torno de madera a mano con gubies de acero inglés. El tiempo de fabricación es aproximadamente de treinta días.

El tambor que habitualmente acompaña nuestros bailes está construido como otros muchos por Ricardo Moreno, quien además de artesano, es nuestro tamboritero en Azabache.

ACORDEÓN

Tenemos noticias de que en 1.821 Buschamnn y posteriormente el austriaco C. Demian en 1829 patentan un aparato con ventilación alterna utilizando el principio de la lengüeta libre metálica:

el ACORDEÓN; siendo éste un instrumento muy rudimentario, puesto que se componía de una pequeña caja provista de un único teclado formado por cuatro botones aunque evolucionó rápidamente hacia el acordeón diatónico tal y como lo conocemos hoy.

Las características fundamentales del acordeón diatónico son:

Ø      Se producen diferentes sonidos según se abra o se cierre el fuelle.

Ø      En la mano derecha pueden tener una, dos y hasta tres filas de botones.

Ø      En la mano izquierda (acompañamiento), dos, cuatro, ocho y hasta doce bajos.

A lo largo del s. XIX se producen diversos perfeccionamientos en la evolución del acordeón, dando lugar a lo que conocemos como acordeón cromático, dentro del cual podemos establecer una subdivisión distinguiendo entre acordeón cromático tradicional, y acordeón cromático sistema piano (que aparece en Francia en 1859), los cuales presentan las mismas características en la mano izquierda, y se diferencian en que el primero va provisto de botones en la mano derecha y el segundo lleva un teclado como el de un piano.

Las principales diferencias del acordeón cromático con respecto a su antecesor el acordeón diatónico radican en:

  1. Adoptan el principio uni-sonoro, es decir, se produce el mismo sonido al abrir y cerrar el fuelle.
  2. Sistema y disposición racional y uniforme de los botones de la parte derecha
  3. Nuevo sistema de acompañamiento, llamado bajos compuestos, que ofrecen, gracias a una especial mecánica, un máximo de acordes preparados a partir de un mínimo de lengüetas y con la posibilidad de abordar cualquier tonalidad.

Aurelio de Llano describe en una de sus obras, cómo en el Occidente de Asturias se contrataban maestros que venían en grupos de Llaciana y otros lugares de las Babias (León) trayendo muchos de ellos un acordeón con el que amenizaban bailes y fiestas.

Algunos autores se apoyan en esta cita para concluir que ésta fue la vía de entrada de éste instrumento en Asturias. Sin embargo, Eugenio Martínez Zamora cree que se dio demasiada relevancia a esta cita, y que  el acordeón se introdujo en todas las zonas de Asturias, dato que corroboran algunos testimonios.

Conocemos, por ejemplo, la existencia, a principios de siglo, de un acordeonista apodado “El Francés”, que amenizaba fiestas en Llames de Parres, localidad próxima a la zona oriental. Sabemos también que el bisabuelo de Josefa Miyares, de Llerices (Covadonga), bailaba al son del acordeón allá por el año 1.850, según nos contó ella misma.

VIGULÍN O VIOLÍN

Como el acordeón es instrumento de incorporación tardía a la música popular en Asturias. Existen distintos grabados en los que aparecen personajes con violín, como el conocidísimo de “La ciega de Baraya”, y conocemos también otros violinistas por testimonios de personas que en su juventud bailaban en las romerías y fiestas acompañadas por este instrumento. Así el popularísimo “Sarasate de Bode”, también Benito y su hijo Mento, acompañados al tambor por Carmen, la mujer de Benito, a quienes aun recuerdan en Llerices y en Cubilla cerca de Covadonga. Pedro Niembro nacido en 1906 “el ciego de Pandiellu”tocaba el acordeón, el violín y la gaita.

Azabache cuenta con un ejemplar fabricado por Marino Gutiérrez, con el fondo y los aros de madera de arce, la tapa de abeto y para tapar los poros utilizó clara de huevo y barniz. Tiene muy buen sonido y lo utilizamos habitualmente en nuestras actuaciones.

GAITA DE SEGÜENCU

La gaita de Següencu es una caña de saúco de una cuarta de metro que lleva cuatro orificios y en la parte anterior una pajuela. Disponemos de una, también construida por Marino Gutiérrez.

VIGULÍN DE MAIZ

Es más bien un juguete infantil que un instrumento propiamente dicho, el que Azabache posee fue fabricado por Antonio Barrial Aladro de Gobezanes (Caso), que lo utilizó en su infancia. Consiste en un trozo de caña de maíz en la que dos tiras de la propia corteza hacen las veces de cuerdas. Se toca frotándolas con otro trozo de caña.

 PANDERETAS Y PANDEROS

Son instrumentos de incalculable antigüedad. Se habla de su existencia en Anatolia, ya en 5.800 a.de C., su uso está extendido por todo el mundo.

Como todos sabemos, el instrumento consta de un aro o marco de madera, cubierto en uno de sus lados por una piel que en Asturias es generalmente de cabrito.

En el caso de la pandereta el aro va provisto de sonajas o ruxideras.

El pandero cuadrado, que se utiliza en el Occidente asturiano y en zonas de León lleva piel por todo su exterior, y la técnica de toque es diferente.

CASTAÑUELAS

Parece que instrumentos similares a las actuales castañuelas se utilizaron desde la más remota antigüedad. La mayoría de los autores las consideran originarias de España.  Se sabe que en la Bética se utilizaban en forma de conchas marinas y llevaban el nombre de “Crusmata”  Posteriormente se extendieron por el Mediterráneo. En la actualidad se construyen de madera, fundamentalmente de granadillo, ébano, boj, etc., y en los últimos tiempos de tela prensada o fibra sintética.

Tradicionalmente se tañen por pares, utilizándose en Asturias la llamada “castañuela folclórica”, mencionada en el s. XVI, que se sujeta a los dedos anular y medio, a diferencia de la “castañuela bolera” del s. XVIII, que se sujeta en el dedo pulgar.

En las zonas central y oriental de Asturias se utiliza hoy día la castañuela de tipo andaluz, mientras que en el occidente, son de mayor tamaño  y construidas generalmente por artesanos de la zona, o importadas de León donde las utilizan del mismo tipo.

TARRAÑUELAS O TEJOLETAS

Las tejoletas o tarrañuelas son citadas ya por Cervantes. Su antecedente musical son los palillos de entrechoque, conocidos desde la antigüedad clásica y oriental. Se trata de dos simples piezas de madera que se hacen chocar sujetándolas entre los dedos.

La misma técnica se utiliza empleando objetos idénticos. En Asturias es típico el uso de cucharas de boj. También se emplean en lugares tan distantes como Rusia, Grecia, Bali etc.

RABEL DE TRES CUERDAS O BANDURRIA

El Rabel es un instrumento realmente primitivo. Hay quien sitúa sus orígenes más remotos en Asia Oriental y no hay duda de su uso posterior por los pueblos árabes.

Sin embargo también se encuentra en Europa, por donde se extendió a lo largo del Camino de Santiago, en cuya catedral se encuentra el relieve de una figura tañendo este instrumento.

El trabajo más completo sobre el Rabel en Asturias fue publicado por Manuel. S. López. En él, su autor escribe que: “Aunque sólo hay constancia material de rabeles en Caleao (Caso), tuvo información oral sobre su existencia en Luarca, El Valle (Somiedo) y Boal. En nuestra opinión, dado su origen y difusión, su uso debió de estar extendido por toda Asturias, aunque Torner dice no haber encontrado huella de este instrumento.

El ejemplar de que disponemos ha sido construido por Marino Gutiérrez que es también su intérprete, partiendo de una única pieza de madera de cerezo, en la que se ha tallado el mástil y la caja de resonancia. Esta va cerrada por una piel de cabrito. Las cuerdas son de tripa y el arco, de avellano, se construye con crines de cola de caballo (Obligatoriamente macho, según la tradición). En la parte posterior lleva dos dibujos circulares pirografiados.

ZANFOÑA

El predecesor de la zanfoña (el Organistrum) aparece ya en el s. X en Cluny. Su evolución hasta la Zanfoña que conocemos hoy no se completa hasta el s. XVIII en que se generaliza su uso especialmente en Francia.

El instrumento se introduce en Asturias probablemente a través del Camino de Santiago y parece que su uso se extendió a toda la región, tanto en solitario como para acompañar bailes y canciones.

El mecanismo de producción del sonido consiste en una rueda accionada por una manivela, que frota las cuerdas, produciendo un sonido continuo, similar en cierto modo al de la gaita. De ahí la denominación de “Gaita de Rabil” que se da a este instrumento en Asturias.

Azabache cuenta con dos zanfoñas construidas por nuestro luthier, Marino Gutiérrez. La que utiliza habitualmente para acompañar romances tiene la caja de madera de arce, la tapa de pino, las cuerdas son unas de tripa y otras de tripa entorchada. La tapa del teclado, el cordal y el clavijero están tallados. El clavijero está rematado por una cabeza humana tallada en madera de peral. Por último la cubrerueda y la tapa van adornadas con motivos florales de colores.

INSTRUMENTOS VAQUEIROS

Los vaqueiros eran un grupo social compuesto por pastores y arrieros, que sufrió una notable discriminación en el occidente de Asturias.  Por ello, y por sus largas estancias aislados en las montañas, desarrollaron un folclore con características peculiares, muchas de las cuales han llegado hasta nosotros en un estado que podemos considerar poco contaminado. Una de las características que destaca entre lo que sabemos del folclore vaqueiro es el uso de todo tipo de utensilios domésticos como instrumentos musicales además de los clásicos como castañuelas panderos etc.

Veamos algunos de ellos:

LA PAYELLA

Consiste en una sartén con un mango largo que se golpea o frota con una llave, acompañando como instrumento de percusión. Puede decirse que es uno de los instrumentos más representativos del folclore vaqueiro.

EL CORNO ó CUERNO

Se trata de un cuerno de vaca pulido y agujereado en la punta. Se utilizaba para convocar a la comunidad y también en alguna danza.

EL CENCERRO

Que sirve para localizar el ganado se utilizaba junto con la payella y demás instrumentos de percusión domésticos

Además de los utensilios domésticos descritos, los vaqueiros y los xaldos y marnuetos del occidente vaqueiro utilizaron:

EL BIRIMBAO ó ARPA DE BOCA

Esta clasificado entre los instrumentos de láminas, se denomina también trompa ó guimbarda. Su origen se sitúa en el Extremo Oriente según un documento chino del s. XII, y se extendió por todo el mundo a partir del s. XIV

En Asturias se utiliza la guimbarda europea especialmente en la zona occidental donde hubo abundante trabajo de ferrería.

El instrumento consiste en una lámina vibrante, montada sobre un marco metálico, y utiliza la boca como caja de resonancia.

LA BOTELLA DE ANÍS

Este tipo de botella aparece en el mercado en 1.870; se toca frotando su cuerpo irregular con una llave o cuchara.